Pensamiento por el Día Internacional de la Mujer

El compromiso con la búsqueda de la igualdad de género no sólo debe ser por parte de nuestro sistema político sino que debe ser de cada uno de nosotros pues a pesar de que nuestros gobernantes o legisladores trabajen para reducir o erradicar los problemas vinculados a la desigualdad nada cambiará de no contar con el merecido compromiso ciudadano que merecen las causas justas, y esto no significa que he cambiado mi postura en lo que respecta a los distintos lobbies feministas, de la comunidad LGBT o del conservadurismo, sino que al contrario, mi intención es redoblar la apuesta en un pedido que les haré a ustedes, mis estimados lectores, pero para abordar este punto primero necesitaremos entrar en contexto. Comencemos.

En primer lugar se debe entender que la igualdad de género se refiere a que en cuanto a derechos, oportunidades y responsabilidades tanto los hombres como las mujeres deben de tener los mismos, pero no sólo en la teoría sino en la práctica también, pero este concepto tan simple que hasta un niño podría comprender ha sido desvirtuado mediante la implementación de medidas poco serias junto a pobres argumentos de integrantes radicalizados de cada uno de los lobbies sin importar su afiliación política y para demostrar mi punto servirá el hecho de que la Diputada Manuela Mutti para expresar su alegría en la asunción de la Sra. Presidente de la Cámara de Representantes, no tuvo mejor idea que decir Bienvenidos al Matriarcado, en una referencia mal hecha al personaje de Nairobi de La Casa de Papel, pero también tenemos por otra parte a personas que poco han entendido sobre el concepto de laicidad que intentan mediante a la cita de sus creencias personales, imponer como única e indiscutible “su verdad” en temas meramente legales o médicos como pueden serlo el aborto, la adopción por parte de parejas homosexuales o la obligatoriedad de la educación sexual, por lo que no tenemos otra opción que alejarnos de esta clase de personajes para acercarnos a lo que en verdad importa, un modelo de sociedad más justa.

En segundo lugar se debe pensar en que si bien esta causa se ha convertido en un caballito de batalla del Frente Amplio y en parte esto sucede por responsabilidad de los partidos tradicionales; en lo que a Derechos concierne no se debe ni se debería responder a un determinado Partido o sector político pues no sólo da lugar a lo antes dicho, sino que en cuanto comiencen los problemas vinculados a candidaturas o afinidades, los Derechos quedarán en segundo plano para que lo único que importe sea demostrar quién es que se preocupa más, y este es un punto que se respalda con el feminismo de izquierda dividido entre quienes optan por apoyar a Daniel Martínez y entre quienes optan por apoyar a Carolina Cosse. Te pregunto, ¿acaso no has notado cierta calma en torno a estos lobbies? ¿acaso no has notado que no se encuentran en el centro de atención como antes? ¿acaso no te parece extraño que el PIT CNT no acompañe en un paro exclusivamente de mujeres?. La política partidaria no puede estar por encima de lo que es justo ni de lo que es éticamente responsable porque de otra forma estaríamos olvidando la razón de ser de esta hermosa pero de vez en cuando tediosa actividad.


Por último pero siendo el punto más importante de este artículo y teniendo en cuenta que me siento obligado a mencionar el hecho de que mientras se dan numerosas discusiones, miles de espectáculos callejeros o en redes sociales, folletería, charlas para conseguir adeptos a uno u otro bando, no sólo la calidad de vida de una importantísima parte de nuestra sociedad se encuentra en riesgo, sino que nos arriesgamos a destruir el futuro de cientos de miles de niñas de nuestro país, las cuales en este momento lo que menos tienen en mente es a quien votar. No dejemos que nuestra propia humanidad se pierda, este es el pedido que hoy he venido a hacerte.

Feliz Día de la Mujer, aunque en realidad nada deberíamos celebrar sino conmemorar.

Hasta la próxima.

 

Tec. Facundo O. Ordeig