Un Ministro de mala muerte

En el debate presidencial del pasado Martes el candidato por el oficialismo anunció que Gustavo Leal sería su Ministro del Interior, ahora, analicemos la situación.

 

Daniel Martínez ha cometido un serio error al haber anunciado que, de ser electo, quien ocuparía el puesto de Ministro del Interior sería uno de los asesores más cercanos al Ministro Bonomi. Esto no sólo ha sido poco inteligente desde la lógica de la gestión pública sino que tampoco ha sido inteligente desde la lógica electoral por una razón más que sencilla, los pésimos resultados que son acompañados día a día por el aumento de la violencia significan que, de asumir el Sr. Leal, nada cambiaría a excepción del nombre de a quien le pediríamos la renuncia. De todas formas, la honestidad obliga a decir que si bien es cierto que el aumento de la violencia responde a múltiples factores, el Gobierno ha sido incapaz de anticiparse, de contenerlo, de prevenirlo y ni siquiera mencionemos el hecho de reprimirlo así que habiendo dicho esto,  comencemos.

 

Desde que decidieron dar inicio con los Operativos Mirador la figura del Sociólogo Gustavo Leal ha ido cobrando más importancia para aquellos que buscan defender al gobierno debido a la eficiencia de los mismos, pero dicha eficiencia debe ser puesta en tela de juicio pues aunque felicito la detención de traficantes, pandilleros o contrabandistas de armas, una buena parte de los 215 procesados han sido imputados por delitos de robo de agua o de luz, por otra parte, los operativos han sido llevados a cabo con una profunda falta de criterio debido a que, con las ansias de generar una buena imagen política, una persona sin conocimiento alguno de la labor policial ha sido quien ha estado a cargo de los mismos, poniéndose en riesgo no sólo a sí mismo sino que también a sus subalternos. Esto no solo es inadmisible en alguien que aspira a ser Ministro del Interior sino que es inadmisible por parte de alguien que, habiendo sido amenazado de muerte, cuenta con custodia policial 24 horas al día. Llamenme loco si quieren pero  ser valiente no es encabezar un operativo, ser valiente es estar para quienes necesitan de uno, como por ejemplo, su familia.

 

Dejando estos hechos de lado para adentrarnos en los resultados de la gestión de la cual es protagonista desde distintos aspectos este hombre debemos ir a las cifras oficiales acerca de los crímenes cometidos. En el primer semestre del 2019 se han cometido 15.819 rapiñas, 69.533 hurtos, 171 homicidios y 975 casos de abuso sexual, lo que significa que tan solo en este período de tiempo más de 85 mil compatriotas, junto a sus familias, han sido directamente vulnerados en sus derechos por una política criminal que de tanto basarse en lemas, en estudiar y en poner excusas, ha olvidado su función primordial.

 

Cuando pensemos en que el siguiente Ministro del Interior puede llegar a ser Leal, pensemos en nuestras familias, en nuestros compatriotas,  pero sobre todo, pensemos en lo que le sucedió a Soledad Barrios, en lo que le sucedió a Inti, en lo que le sucedió a Brissa y en lo que le sucedió a Lola Chomnalez.

Hasta la próxima,

 

Tec. Facundo O. Ordeig