Jerarquizar la función social del BPS

 

 

EL DIPUTADO GONZALO NOVALES PROPONE FACILITAR TRÁMITES QUE REQUIERAN FIRMA LETRADA

 El diputado de Alianza Nacional por el departamento de Soriano Gonzalo Novales, envió algunas propuestas al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (BPS) y por su intermedio al Banco de Previsión Social con la intención de que el BPS recoja dichas iniciativas para brindar más y mejores servicios.

 

De la comunicación enviada por Novales a la más alta jerarquía del BPS destacamos, en esta oportunidad, lo siguiente:

 

“Como legislador Nacional y sobretodo como legislador de un Departamento del Interior del País, recibo a diario consultas o solicitudes de conciudadanos. Si bien la temática y la cantidad de solicitudes son muy variadas, las vinculadas con el Banco de Previsión Social abarcan la mayoría de las mismas. Sin querer entrar a analizar o cuestionar la gestión del BPS queremos centrar nuestro planteo en dos puntos que se repiten y entiendo son, para el BPS, de factible solución.”

 

“Jerarquizando la función social y humana que desde el Banco de Previsión Social se debe dar, queremos plantear la necesidad de exceptuar o brindar por parte del BPS, de la firma letrada a las personas que, en el desarrollo de su trámite ya sea jubilatorio o pensionario deban evacuar una vista o presentar un recurso o fundar un planteo que requiera firma letrada. Si bien entendemos que la firma letrada da garantía para todas las partes involucradas, se pueden dar situaciones, tanto sea por limitaciones económicas o de conocimiento o de aislamiento en las que el BPS deberá analizar esa situación y, dando prioridad al acceso a la jubilación o pensión que por derecho tenga el interesado, exceptuar de la firma letrada en determinados trámites o, en casos justificados y que así lo ameriten, brindar gratuitamente este servicio. Si bien estamos de acuerdo que las defensorías pueden brindar este servicio entendemos que el público o beneficiario del Banco de Previsión tiene sus particularidades tanto sea por edad, por conocimiento, incapacidad o cualquier otra circunstancia, que ameritan ser tratados de forma diferente dando prioridad al rol social y humano del Organismo, dando también cumplimiento a lo consagrado en el artículo 2 del Decreto 500/91 recogido por el BPS en la R/D 40/2-97 como la celeridad, ausencia de ritualismos, informalismo en favor del administrado, flexibilidad e impulsión de oficio en cuanto a los requisitos exigidos y tiempos de tramitación de los expedientes.”